Páginas vistas en total

jueves, 23 de octubre de 2008

La puerta de los sueños...



Quizás, para muchos, sea una puerta mas, pero para los cofrades, los de verdad, los que disfrutan con una revirá (sea del paso que sea) de esas en las que los pateros se funden con su zanco de sus amores y no lo sueltan hasta que el compás de esa marcha marca y pide que poquito a poco y siempre valiente, sigan mimando a la Reina o a su Hijo sobre los altares que soportan con dulzura sus blancos costales. O cofrades de verdad, que van de calle en calle, de plaza en plaza, de esquina en esquina para ver ese detalle, ese momento de este o aquel paso sea de la hermandad que sea, no de esos falsos cofrades que se cuelgan la medalla de la cofradía y la siguen no para admirarla, sino para criticar con sus compadres de "chinchorreo" lo que ellos no se atreven a hacer por miedo al que dirán o no se creen capaces de hacerlo pero si de criticarlo con saña y "marujeo de patio de vecinas".
Esa puerta que a buen seguro y repito los cofrades de verdad y las hermandades de verdad, las que salen a hacer estación de penitencia de verdad, sueñan con atravesar y presentar sus oraciones, su trabajo de todo un año y lo que es mas importante para ellos su Señor o su Reina, a su Divina Majestad, a quien da sentido a toda la semana pasional, Jesús Sacramentado y representado en forma de Divina Hostia en el monumento dentro de su Custodia y que en esas fechas pasionales todas las parroquias exponen de manera mas ostensible, y con mas aditamentos para rendirle el culto y el respeto que la Sagrada Forma merece.
Esperemos que no muy lejano en el tiempo esto se haga realidad, y los mandamases de la Semana Santa luchen por cosas como esta, que de verdad si creo que son importantes para la fe de todo el que sale en procesión, y dejarnos de querer y no poder y tratar de hacer de un almacén de coches y chatarra una iglesia gastándo tiempo y dinero en una puerta que al fin y al cabo se hizo por el interes de una solo persona o hermano mayor.

2 comentarios:

Paco Turrillo dijo...

Ojalá nuestros sacerdotes nos permitan hacer Estación a la Catedral. O al menos a las Hermandades que lo deseemos que nos lo permitan.

Un abrazo y felicidades por el blog

perchelero dijo...

Por hermandades como la vuestra, que una vez puesta en la calle es todo rigor, silencio y ESTACION DE PENITENCIA (con mayusculas), deberian abrir esa puerta para que el Señor visite su autentica casa, y aunque vuestra estación porsupuesto que tiene sentido autenticamente religioso y de penitencia el paso por la catedral lo afianzaria aún si cabe mas.
Un saludo y que vuestra, nuestra cofradia siga por el mismo camino, de seriedad, austeridad y saber hacer las cosas.

Un saludo.