Páginas vistas en total

jueves, 18 de junio de 2009

El Costal para Monseñor Carlos Amigo Vallejo...


Sin fe el Costal es nada más que una vestidura apropiada para
realizar un trabajo. El llamador es golpe frío de metal que da
órdenes. El respiradero como celosía para recibir un poco de aire,
donde oír las órdenes que se van dando. La trabajadera es madera donde
poner el cuello y la espalda.
El capataz, como un jefe que dirige y da órdenes. Las flores,
la cera, la música, el incienso, el azahar, como elementos
hermosos de una estética sublime. Todo es hermoso, pero todo
está muerto...
En cambio, con la fe el costal es cilicio y es corona. Corona que se
pone sobre la cabeza y con cilicio punzante en la espalda, porque no
hay mayor honor y corona que llevar sobre los hombros a la Imagen
del Hijo de Dios o a Nuestra Señora la Virgen Santísima.
El respiradero se hace oído por donde entra en el corazón de las
gentes que están en el recorrido que comunican su oración y sus
sentimientos.
Con la fe todo se transforma y vive de una manera distinta. Las
flores, la música, el incienso, el azahar, todo absolutamente todo,
está hablando del Señor Bendito y Resucitado que con su Pasión y
Muerte nos mereció tanta bondad, tanto bien.

No hay comentarios: