Páginas vistas en total

viernes, 24 de octubre de 2008

El buen gusto hecho plata...y la plata varal de palio...












La Estrella estrenará nuevos varales de plata
Escrito por Esteban Romera
viernes, 24 de octubre de 2008
El cabildo de oficiales celebrado el pasado miércoles 24 de septiembre aprobó la ejecución de unos nuevos varales para el palio de la Virgen de la Estrella. Las actuales piezas, obras de Armenta de una extraordinaria personalidad le han dado carácter al paso de palio hasta nuestros días, pero después de continuas restauraciones se detectó la necesidad de ejecutar unos nuevos que reforzaran el sostenimiento de los palios y respetaran la elegancia de los que se han venido utilizando hasta ahora. Bajo estos principios de partida y después de cuatro años trabajos de diseño y estudio de bocetos, Orfebrería Triana y la colaboración inestimable de Sergio Cornejo Ruíz, han dado con lo que se considera que es una pieza elegante, estilizada y hermosa, acorde con las características de la orfebrería del paso de la Virgen de la Estrella.
Este varal está inspirado fundamentalmente en la orfebrería del paso de palio de la Estrella y en general de la Hermandad, pero sobre todo en la de los ya míticos respiraderos de Jesús Domínguez, una de las obras fundamentales de la orfebrería del siglo XX en Sevilla y las jarras repujadas por Juan Borrero y Francisco Fernández sobre un proyecto de Antonio Garduñoe Navas. El diseño también bebe del actual varal de Armenta ya que, además de su línea esbelta, mantiene uno de los elementos más característicos como son los nudetes (pieza que engarza un tubo con otro) que tienen el perfil de una estrella. Una de las mayores aportaciones es que en estos nuevos varales cada uno de los tubos cambia, no ya de decoración sino de diseño.
Uno de los elementos más singulares de la pieza es el remate o la macolla. En cada varal se reproduce uno de los ángeles sentados de los respiraderos que van portando en sus manos una estrella. Este elemento está además lleno de carácter simbólico porque así el palio de Nuestra Señora estará rodeado por doce estrellas, el mismo número que rodea a la Mujer Vestida de Sol del Apocalipsis de San Juan. Bajo el ángel sentado en un friso sinuoso aparece el último tramo del varal, el que se se encuentra sobre las caídas, que recuerda a su vez los bordados de los dos palios que posee la Hermandad, concretamente la cenefa que recorre la parte superior de las referidas piezas del palio.
Destaca también el basamento del varal, donde se recogen claras alusiones al perfil sinuoso de las jarras y a elementos arquitectónicos de los respiraderos. Cada uno de los basamentos acogerá una estrella parecida a las que Nuestra Señora porta en su pecho. En definitiva una obra contundente, de calidad y elegante para engrandecer el conjunto del paso de palio de la Estrella.
A continuación se ofrece una descripción detallada de cada uno de los elementos que componen el varal cuya estructura interna va a reproducir la manera tradicional de estas piezas, es decir, los cuatro varales maestros tendrán un vástago de metal mientras que el resto lo tendrá de madera.
- Remate del varal compuesto por un ángel similar al de los respiraderos que sostiene una estrella. Bajo la pieza, el primer tramo de los tubos es una pieza acanalada a la que recorre en espiral uno de los motivos del bordado de la cenefa superior de los palios de la Virgen.
- En el segundo de los tramos del varal comienzan a reproducirse en los tubos elementos decorativos de los respiraderos, concretamente diseños geométricos de uno de los paños.
- Se puede comprobar cómo los nudetes que engarzan los tubos tienen el perfil de una estrella como los actuales varales.
- La parte central del varal incorpora siluetas bulbosas para continuar en una pieza, la de los lazos, en la que el orfebre piensa utilizar, como antiguamente, elementos fundidos sobrepuestos para aumentar el volumen del repujado.
- Sobre el basamento, las piezas de orfebrería que forman el primer tramo de los varales alternan tubos y nudetes decorados, rectos y bulbosos que le aportan al conjunto de la pieza un carácter casi de joyería por la cantidad de planos, volúmenes, brillos y mates que puede conseguir este tramo compuesto nada menos que por doce piezas engarzadas.
- El basamento, la parte que más cerca se ve de en unos varales, une a su tamaño moderado un diseño que recuerda al de las jarras y que enmarca una estrella parecida a las mariquillas de la Virgen. Sobre esta pieza se alza un estípite cuyo capitel sostiene un atlante, lejana inspiración de de los arcángeles que en el respiradero vuelan bajo la manigueta.

No hay comentarios: