Páginas vistas en total

martes, 7 de octubre de 2008

El último año de un maestro...


"Ocho años mirándonos cara a cara. Ocho años siendo tu secreto enamorado. Con que cariño guié tus primeros pasos por las calles de esta bendita Ciudad. Saliste en tu humilde paso, sin palio, sin música, de una nave abandonada. Y yo allí abriéndote paso y Tu, Madre mía, con el porte de una Reina cautivaste los corazones de todos. Me concediste el gran premio de verte la cara siempre que levantaba la mirada durante ocho años. Una vez cumplidos éstos llegamos a un secreto acuerdo. Me cambiaste el premio por otro quizás mejor para mí. Desde  entonces tengo el inmenso privilegio de gozar de la compañía de los míos y poder ver crecer a mis hijos."

No hay comentarios: