Páginas vistas en total

martes, 25 de febrero de 2014

Auténticos cofrades

Con el respeto que la sabia y más que autorizada palabra de mi hermano en Cristo, D. Francisco Turrillo, me merece, me permito retomar el hilo de la entrada que hoy publica en su reconocido y admirado blog, “La plazuela del Carmen”, para tratar de analizar la paradójica actitud del cofrade en esta nuestra bendita ciudad, obedeciendo al tipo de acto que esté próximo a llevarse a cabo, coincidiendo con el tiempo cuaresmal o fuera de él, sea culto interno o externo, acto con trompetas o sin ellas, o competiciones de lucir palmito y estrenar costal.
Aquí, en Ciudad Real, ¿cuantos somos tus cofrades? ¿Cuántas papeletas de sitio te pedimos cada año? ¿¡Y por qué no se nota, Señor!?
¿Por qué nuestra oración parece reseca, nuestro surco esta sin trigo y aquella locura primera de la cruz la hemos convertido en una prudente insignia que solo empuño en ocasiones interesadas?
Al igual que se perdió una ocasión irrepetible de demostrar y poner en valor nuestra fe, en el tan celebrado por casi todas las diócesis “Año de la fe”, estamos cayendo de nuevo en el error de desaprovechar una nueva oportunidad de llenar las calles de nuestra ciudad de fe, de fervor por el mensaje que realmente debemos transmitir a la gente…amor, sin importar a quien se lo transmitamos y se lo demostremos.
¿O realmente queremos seguir siendo ese tipo de nazarenos que sus pies descalzos en la calle no llegan ni a insinuar su huella? ¿Queremos seguir demostrando a todos, y cuando digo a todos me refiero a todos, personas de uno y otro pensamiento y posicionamiento, instituciones tanto religiosas como de carácter público, social, que somos cofrades de conveniencia?
Desgraciadamente así es, dependiendo de quien mande, si me gusta más o menos, si estoy en acuerdo o en desacuerdo con sus ideas, posiciono no solo mi opinión personal sobre él, sino mi condición de cristiano y de cofrade y del círculo sobre el que puedo ejercer mi nefasta influencia.
El Vía-Crucis que muy acertadamente se va a llevar a cabo el próximo día 14 de marzo, es otra de esas oportunidades de demostrar a todos que somos algo más que cofrades, que somos hermanos con una única meta, el amor a Cristo y a su bendita Madre por encima de opiniones, enfrentamientos personales y mandatos que deben carecer de toda acción negativa sobre nuestro comportamiento como personas, como cofrades y como vehículos de la fe que profesamos. Que este Vía-Crucis nos ayude a ir haciendo de nuestra vida cristiana y cofrade un dialogo de amor con el prójimo, con el hermano, que tratemos de buscarte en la cosas pequeñas, Señor. Sostener, con paciencia, el tozudo clamor del propio orgullo.
Sintamos así pues, cuando la imagen del Santísimo Cristo Ultrajado y Coronado de Espinas, se encuentre en la calle en esa noche única de la recién estrenada cuaresma, sea la Imagen más universal y cristiana de nuestro corazón y que cada uno sintamos el gozo mismo de la eternidad. Porque Él ha querido que sea su divino rostro el que haga el milagro de que en cada uno de nosotros se haga el milagro de vivir a su imagen y semejanza, de rozar con la yema de los dedos la gloria que soñamos.

No hay comentarios: