Páginas vistas en total

domingo, 26 de mayo de 2013

Memoria de la emoción

Luego, recién estrenada la anochecida, la penitencia doliente, las Penas doliendo todavía, misterios dolorosos de la vida y de la muerte, una Primavera que devuelve de nuevo la esperanza del gozo, incienso, cera y flor de la Pasión según las hermandades y cofradías de nuestra ciudad, cofrade anónimo revestido con túnica de nazareno, negro y purpura de Martes Santo, y cirio grana, tan grande como sus Penas, aprende la autenticidad de una estación de penitencia siguiendo, emocionado y silencioso, ese doble tañido minúsculo y dorado que hace sonar acompasadamente el muñidor que anuncia, al caer la noche, que ya se acerca la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de las Penas. Y un infinito perfume de piedad recorre los corazones sin edad de los más céntricos, añejos y rancios rincones y barrios de la ciudad.
Ahora, con las emociones sosegadas, pero a flor de piel y mas vivas que nunca, sentado frente a una ventana por donde pasan mis recuerdos y la memoria de mi emoción, se introduce en mi corazón ese gusanillo de las discordias hondas, la inquietud de las contradicciones y los contrastes, cara y cruz del pasado y del presente, realidad y deseo del esplendor de mi ciudad, infancia y juventud, el ayer entrañable y el hoy extrañado y maduro de las experiencias ya vividas o que se están viviendo.
Porque escribo esta letras en la ciudad mas hermosamente fea del mundo, Ciudad Real, donde una puerta, que abre y cierra el camino de Toledo simboliza la defensa y la lucha a ultranza en una batalla contra todo y contra todos por mantener las raíces de una Villa y Real, y un Prado que debería seguir siendo resguardo de la presencia bendita de nuestra más bella flor, entre flores escogidas hace ya más de 900 años para darle nombre a quien es nuestra Madre, Reina, Patrona y Protectora Inmaculada.

No hay comentarios: