Páginas vistas en total

domingo, 17 de marzo de 2013

Y en Santiago...

Allí, el Dolor mas imposible, por el doliente suburbio de las almas, por el balcón desconocido y lírico  la angustia. Dolores, niña sola, dame tu mano, enseña a nuestra muerte las rayas de la vida, el final de la historia que al morir aprendemos. Dolorosa, ¡que deseado transito contigo!










No hay comentarios: