Páginas vistas en total

domingo, 23 de octubre de 2011

Verdaderamente es el Hijo de Dios...

2 comentarios:

Javi Regaña dijo...

Bonita foto, inconfundibles las manos del Cautivo y su desgaste, símbolo de devoción.

Un saludo.

Perchelero dijo...

Gracias
La verdad es que el pasar a esa pequeña capilla y tenerlo ahí, tan cerca, tan de verdad que es imposible no creer en Él, no derramar devoción sobre sus benditas manos.
Saludos