Páginas vistas en total

viernes, 27 de marzo de 2009

Mi lazo blanco....



RICARDO SUÁREZ Viernes, 27-03-09 
Nuestra Fe, y por ello nuestra forma de expresarla, esta llena de signos. Los signos manifiestan lo que una persona vive. Nuestra liturgia está llena de signos.
El Cirio, es Cristo presente, luz y fuerza para la Fe. El Altar es el lugar donde se hace presente el Sacrificio de la Cruz bajo los signos sacramentales, es también la mesa del Señor, donde participa el Pueblo de Dios que se congrega en su nombre. El cáliz es el vaso sagrado, donde se comparte la Sangre de Cristo. La Procesión es el caminar juntos, hacia un mismo lugar, con un mismo fin. El Incienso es la purificación.
El próximo Lunes Santo no llevaré un costal con las imágenes de mis titulares serigrafiadas ni mal pintadas rozando la caricatura. Ni tampoco este será de color rojo, morado, azul, a rayas o a cuadros a modo de mantel de trattoria, ni estará hecho con una saca de correos con banderita de España incluida. Mi costal es blanco al igual que el lazo que discretamente llevaré prendido del brazo. Mi lazo, todo un signo de Fe, es el que me compromete con mis creencias y convicciones y me aparta de estar alineado en las filas donde milita la ambigüedad y la tibieza. Será extremadamente blanco, como el albayalde que utilizara Murillo para pintar la Inmaculada Colosal del Bellas Artes, tan blanco como la flor de azahar y jazmín que revientan junto a la reja de entrada de la casa de Juan Sierra en el Tardón, tan blanco como las azucenas que flanquean el escudo del cabildo metropolitano, tan blanco como la bandera del Voto Concepcionista que orgullosamente portan en la madrugada los Nazarenos de Sevilla, tan blanco como la túnica que aprendí a amar y a respetar desde que era niño gracias a mis padres, que me entregaron el testigo de auténtica sevillanía, siguiendo los preceptos de nuestra Santa Madre Iglesia. Será tan blanco como la paloma, que el Lunes de Pentecostés, aparecerá como Espíritu Santo allá por Almonte, tan blanco como la cera de los cirios de mi cofradía, como el manto de la que es Fuente de Salud, como el humo del incienso, como el reflejo de la plata cincelada, como la martilleante luz que refleja las paredes encaladas de las azoteas de Triana, como los albarelos del convento de las Mínimas, como la Cruz de mármol del compás de San Jacinto o como las mismísimas entrañas de la que es Salud de Triana. Blanco Lunes Santo bajo las trabajaderas. Blanco Lunes Santo en Triana. Blanco Lunes Santo para llevar un signo en defensa de la Vida de los que todavía no han nacido.

No hay comentarios: