Páginas vistas en total

viernes, 27 de febrero de 2015

Un Amor a duerme vela...

Y, como la tragedia se hizo inspiración, arte efímero, las cofradías de nuestra ciudad concibieron la representación apasionada más imponente y bella de la devoción popular católica. Drama y regocijo en una sola estampa. Los Remedios y sus halos podrían ser otra Judea para su Pasión. La sensiblería de sus cofrades está bien presta para ello. La luz…Su Luz, el aire…Su aire, la fragancia de los naranjos que embriagan una plaza inundada de Amor, el pasmo de belleza del entorno, las calles, las plazas, los jardines que rezuman primavera, rincones que evocan el paso de una cofradía… Un barrio que emerge en el corazón de la ciudad, intramuros, como un Gólgota capaz de rivalizar con el mismo Calvario… Las cofradías, serán, pues, el quinto evangelista, espectadoras de privilegio para contar, en imágenes asombrosas, el boato del drama del Hijo del Hombre.

No hay comentarios: