Páginas vistas en total

martes, 13 de enero de 2015

Sueños nazarenos

Y la luna abrazaba tu pena, y mi pena de madrugada… soledad nazarena a la luz de la cera. Y hasta se duermen esos sueños nazarenos en vuelos de paloma blanca, que hasta el convento vuela y vuela, y a la vera de su Santa descansa. Y en la inmensidad de ese sueño, capirote alto y negro de creyente arrepentido, me quedo con lo homérico de sus voces etéreas rodeadas de clausura, me detengo en esa corpórea serenidad y en la paz que rezuma ese monasterio.

No hay comentarios: