Páginas vistas en total

martes, 2 de noviembre de 2010

Dolores del Perchel...


Hay que ver…que grande es el Dolor cuando de un barrio castizo y humilde al que llamamos Perchel hablamos; y, si de ese Dolor hablamos allá por una recién estrenada primavera, los pétalos de la fresca rosa que florece nueva se llaman Dolores, guapa y perchelera. Porque… quien soy yo para decirte violeta, para llamarte Soberana, para decirte Reina o para gritarte Guapa….
Pero me atrevo Madre, me atrevo porque tu imponente estampa de cualquier cobardía me aparta… y quiero decirte la de la cara nacarada… y quiero decirte repique de campana… y quiero decirte paloma blanca en la espadaña, y quiero decirte Perchelera ,la más guapa, y quiero decirte  Madre… no sé, me faltan las palabras porque cuando te veo se me encoge el alma y pierdo el sentido; y es que Dolorosa, la de la divina estampa, a este tu hijo se le escapa un ¡te quiero Madre! Cada vez que visita el sagrario que nació de tu seno, se le escapa en un susurro que vuela hasta tu oído: “Tu eres mi vida, Tu eres mi alma, porque sin Ti Señora el Jueves Santo no sería Jueves Santo, ni el santo de las Lolas seria, Reina de tu barrio, el primer viernes Santo del año.

No hay comentarios: