Páginas vistas en total

martes, 9 de noviembre de 2010

Devociones maltratadas

Foto: Kako Rangel/EFE
Nadie queda libre, ni el mismísimo Señor de Sevilla se libra de las brutales agresiones verbales y físicas a las que estamos siendo sometidos. Hoy mismo, el Señor era protegido en su totalidad por unos cristales blindados, como siempre escondiéndonos nosotros, al fin y al cabo y según el juez, el Señor, lejos de ser una de nuestras mas hondas tradiciones devocionales y la identidad pura de nuestra fe, lo catalogan como pieza del patrimonio artístico, con lo cual todo queda en nada; nadie tiene en cuenta que para nosotros el Señor es mas que eso, es alguien al que desde siglos se le viene hablando, rezando, pidiendo, besando sus benditas manos...es un tesoro para la ciudad a nivel artístico claro esta, pero a la vez y mas importante, es el bastón en el que se apoyan miles y miles de personas para poder empezar cada día, para afrontar los problemas cotidianos, El es nuestra fe, y es a quien damos gracias por cada día que podemos ver el sol. Quizás sea un buen momento para empezar a plantearse si este laicismo agresivo, brutal y radical al que hacia referencia el Papa en su visita PASTORAL a España, es fruto de las raíces laicas de las que provenimos según los librepensadores y progres o mas bien es fruto de la política progre-libertina que padecemos desde hace unos años en la cual todo vale, nadie se avergüenza de nada y la calle y la razón es de todos menos del que razona y la usa adecuadamente y correctamente...Llegan tiempos duros, pero esas imagenes devocionales, catalogadas como cuadros de un museo por algunos, pero que para nosotros son el aire de cada día y la vida de cada momento son las que nos recuerdan que hay esperanza, amor y misericordia en este mundo de social-comunismo, que lejos de mantenerlo los que se ufanan de serlo, lo mantiene la iglesia y sus instituciones, en forma de comida, ropas, techos, albergues, atenciones a parados, drogodependientes, excluidos sociales y así un largo etcétera...

No hay comentarios: