Páginas vistas en total

domingo, 13 de diciembre de 2009

No me acostumbro... Madre


 
Siempre un milímetro de frente! Así artistas así! Vamos a echarle casta valientes! Duro con Ella artistas!...frases de un paso de palio con esencia pura de verdad, desde el más veterano al más novel de la cuadrilla al recordar estas declamaciones en las noches de Jueves Santo se le pondrán los vellos de punta y a más de uno le recorrerá un fuerte escalofrío por el cuerpo. Se cierra, un ciclo, quien me lo iba a decir, solo el más oscuro de los pensamientos podía vaticinar este desenlace, pero que a día de hoy se ha arriado esa etapa, ha sido una buena chicotá, una chicotá repleta de vivencias, una chicotá sufría pero en la que se vio el resultado con el paso del poco tiempo.
Comentan aquellos capataces con solera (no todos alcanzan a ser embajadores de ese calificativo...) que una cuadrilla empieza a funcionar o vérsele los resultados a partir de su 6º o 7º año de trabajo y continuidad,que razón más grande,se logró forjar una cuadrilla armá,una cuadrilla de una técnica indudable ( siempre mejorable,pero unos buenos cimientos técnicos soportaban esa nave). Pero el injusto mundo de las cofradías vuelve a girar sobre su propio eje, te pega su patada preferida, esa patada que acostumbramos a dar en esta ciudad de los cofrades académicos y de los mandamases envidiosos, la fatal envidia hace acto de presencia en nuestro mundillo, pese a que la quieran disfrazar, verdad?
Seguiré soñando con esas chicotás, siempre bajos los sones de una marcha…Madrugá y frente a unas monjitas que con su canto angelical, seguirán llenando esa plaza del cielo de amor y caridad.



Y un capataz de los que tienen arte y solera
Imprimir

No hay comentarios: