Páginas vistas en total

viernes, 5 de abril de 2013

La verdad de una penitencia...

Entonces se ilumina de verdad esa emoción sin nombre escondida en cada nazareno, y el espacio y el tiempo se llenan de signos, de señales, de mensajes, y no existe el vacío  y por cualquiera de nuestras calles apenas entrevista la majestad de su paso, uno comprende para siempre la dimensión mas honda de la parábola estelar de la ciudad. La Estación de Penitencia impone así  sin lógica posible, ese ritual de fiesta inolvidable que es la liturgia liberadora del Hijo de Dios vivo, Hijo del Hombre, Hijo de la ciudad, entregado a su pueblo.

No hay comentarios: