Páginas vistas en total

martes, 28 de agosto de 2012

Fuerza, identidad propia, Cautivo Señor y Soberano.



Aquí me tienes a tus plantas,
mi Cautivo, de Tí prendado.
Dime si seré digno de Tí,
mi Señor y Soberano,
Que de todo soy capaz yo
para ver libres tus manos.
¿Seré capaz Señor
de cambiar tu cuerda de esparto
por cordón de terciopelo
que acaricie tus benditas manos...?

1 comentario:

La_Crivi dijo...

Otra pequeña perla para ir abriendo paladar para esa cuaresma que ahora se presiente lejos.

Preciosa entrada.