Páginas vistas en total

jueves, 10 de junio de 2010

Hondas devociones...

Dicen que la auténtica devoción nace   de un momento vivido, de una mirada empañada, o de sentir un pellizco en el corazón al cruzar con Él o Ella una mirada iluminada. Pero habría que ir mas allá aun, ¿qué experiencia personal, favor o petición nos ha dispensado esa imagen de nuestros sueños? porque sin dudarlo un segundo, cada uno de nosotros nos acercamos con fe y devoción a dialogar con nuestras más hondas devociones implorándoles salud, trabajo, que cuide de nuestros familiares, amigos y tantas y tantas cosas…y nuestra fe, nuestra devoción sin duda alguna hace posible y realidad cada una de esas intimas  peticiones y plegarias. Sus manos son naturalmente la mejor medicina, terapia,  solución o como queramos llamarle para estas difíciles situaciones que se viven en la                   actualidad.
Pedirle mucho, rezarle más…                                                                                                                                                  Foto: Costaleros del Arte

No hay comentarios: