Páginas vistas en total

sábado, 22 de junio de 2013

El encanto del lugar... El hechizo del momento.

El arrabal de Santiago no llora. Pero si suena. Cerrando los ojos, podemos evocarlo en su cotidianidad o en su fiesta, conocer sus rincones por la voz de sus campanas, recrear los espacios claustrales de sus plazas por el canto de sus pájaros y... como no, por el olor y la devoción en sus días santos...

No hay comentarios: