Páginas vistas en total

miércoles, 22 de febrero de 2012

Belleza sin par en una ciudad que estalla en Cuaresma.


1 comentario:

La_Crivi dijo...

Lástima que la Misericordia no irradie con todo su esplendor. A veces siento esas espinas que sostiene en su mano como si me pincharan a mi misma.
Pero al fin... Comienza la espera tan soñada. Feliz cuaresma, hermano.