Páginas vistas en total

domingo, 25 de septiembre de 2011

Devociones

Porque un día de Diciembre de 1974 ¡casi cuarenta años ya, Dios mío! , una mujer todavía joven se revestía la túnica inconsútil de tu promesa redentora, y como cualquier buen nazareno de Ciudad Real, al comenzar el año, a pocos meses del Domingo de Ramos, recibía de tus manos su papeleta de sitio para entrar en la Catedral del Cielo abrazando la Cruz de su muerte y la gloria de tu Resurrección.
Felicidades en tu Misericordia
Aquella mujer era mi madre.
Y cuando yo, cada año, por Septiembre siento sobre mi cuerpo un año más, vuelvo a encontrarme niño y escucho su voz diciéndome que sus devociones más hondas, acabarían siendo las mías. Porque ahí dentro, en el fondo de cada devoción, uno se encuentra con la verdad y todo lo que pedimos resucita. Que así es y así nos parece el milagro de esta ciudad en cada uno de nuestros más venerados fervores.
Gracias por cada nuevo día 25 del mes de Septiembre.

2 comentarios:

Begoña S.R. dijo...

Mi hermano Carmelo aunque nunca hace comentarios en el blog (de ahí el apodo " mudito") entra a diario y recogerá tu felicitación. Gracias en su nombre y en el mío propio por todas tus visitas y comentarios.
Estoy fuera de casa y apenas conecto.

Muchas felicidades a ti también!!!

Un fuerte abrazo y disfruta del día

Perchelero dijo...

Gracias, gracias de todo corazón y sigue haciéndonos felices.
Saludos