Páginas vistas en total

viernes, 23 de octubre de 2009

Más que tú...a costa de lo que sea


Resulta y roza lo provocador, tener que ver y sufrir en cargos (para ellos) de alta responsabilidad dentro de nuestra Semana Santa, a personajes que lo unico que han medrado durante su corto bagaje cofrade ha sido, estar a la sombra de aquellos que de verdad, han peleado, luchado, trabajado y enfrentado a todo lo que se les ha puesto por medio, incluidas instituciones publicas, privadas, eclesiasticas, etc. Y estos personajes, dada su poca valentía y, su mucha hipocresía, han quedado de caballeros o damas obedientes, y, los que han dado la cara, de caballeros o damas desterrados por desobedientes.
Tenemos claros ejemplos y sangrantes demostraciones de lo que aqui escribo y que no creo que sea necesario señalar (en la mente de todos estan, incluidos ellos), quizas si esos caballeros o damas desterrados por desobedientes, hubieran sido reclutados para las mil batallas que nuestra Semana Santa libra a diario (lease: cultos, actos, exposiciones, pregones... y no lean enfrentamientos) el panorama sería bastante más halagüeño que el actual, y nuestra Semana de Pasión, no adolecería de tan ramplona y caciquil situación, en la que solo unos pocos, los elegidos por el poder establecido, gozan de ciertos privilegios, que no son tales, porque no es ningún privilegio entrar a nuestra Catedral, maxime cuando la mas alta autoridad eclesiastica de la ciudad animó a todos los ciudadanos a acompañar a nuestras queridas imagenes en ocasion tan historica e irrepetible, como fué la procesión extraordinaria, hasta el interior de la Basilica y algunos mal llamados "voluntarios", porque otros cumplieron su papel con matricula de honor, impidieron el paso a aquellos que no eran muy de su agrado, por no decir a casi nadie en un primer momento. Ni ellos podían aspirar a mas, ni la ciudad y su Semana Mayor a menos.

2 comentarios:

Miguel dijo...

Estimado Magdaleno, leo frecuentemente tu blog, y lo mismo que te puedo comentar lo que me agrada, me disgusto al leer esta entrada relativa, parece ser, a la entrada de personas en la Catedral en la Extraordinaria del pasado mes de Septiembre.

Y me disgusto por el hecho de que alguien se pudiera sentir a molesto con los voluntarios que controlaron el acceso de personas al Templo.

Todos ellos no hicieron más que seguir las instrucciones que yo personalmente les dí. Posiblemente errónea o posiblemento no. Depende cómo se mire. Eso si, nadie de los que tuvieron esa ingrata tarea de controlar el acceso se puede enteder que sea un "privilegiado", todo lo contrario. A nadie le gustaría estar en ese lugar...

Por otro lado, te aseguro que el criterio de acceso no fue el agrado o desagrado hacia el público asistente, filosofía ésta que sigo sin entender en el mundo de las cofradías...y que está muy ajena a lo que yo entiendo por ser cofrade. Los criterios fueron puramente objetivos y si algún día coincidimos te los explico.

Disculpándome por los errores que pudimos cometer, y de los cuales yo asumo la plena responsabilidad, recibe un saludo en Nuestra Madre de los Dolores.

Miguel Barba

"Perchelero" dijo...

Estimado Miguel, me gustaría comentar contigo en persona estas y otras apreciaciones que yo no solo sentí, si no que recibí en mi persona y en quienes me acompañaban