Páginas vistas en total

jueves, 26 de febrero de 2009

Cuaresma



El día de ayer, primero de cuaresma, es el golpe de llamador con el que se inicia la chicota mas larga y que nos llevará hasta el Jueves Santo. Sin solución de continuidad, los dias estan repletos siempre de cultos, actos, via-crucis y de funciones principales.
Hay hormigueo de cofrades por las calles del centro a media tarde, concluidas ya las comidas de hermandad tras los discursos anunciados por la melodía de los golpes de cucharita en las copas.
Hay altares alzados para todos los gustos. Hay imágenes que vuelven a sus capillas chiquitas tras el culto principal del año.
Hay miembros de juntas de gobierno que se multiplican para que la hermandad a la que pertenecen esté representada en todos los actos.
Hay una presencia más relevante que nunca este año en las funciónes principales de nuestros titulares del espiritu de Dios, donde tanta falta hace calmar las aguas revueltas de esta sociedad aconfesional por ley.
Hay torrijas a 2,30 euros.
Y hay un corazón cofrade que se recupera a paso de mudá de uno de esos bachecillos de la vida. Si los toreros siguen siéndolo aún con la coleta cortada, los cofrades  seguimos  teniendo hechuras de prioste cotizado aun cuando la familia aprieta. Y en domingos como los que han de venir, de funciónes de cofradías, ensayos y comidas de hermandad, muchos se acordaran de su inconfundible silueta y de sus abrazos siempre firmados con besos de verdad.
Toreros sin coleta y cofrades sin cargo, pero toreros y cofrades siempre al fin y al cabo.

No hay comentarios: