Páginas vistas en total

martes, 9 de febrero de 2016

Cuaresma


Esbozo estas líneas desde el cierro de la esperanza, del anhelo, del "todavía no", de la túnica aun sin planchar, de la papeleta de sitio que aguarda, de la candeleria todavía virgen... Un coqueteo con el tiempo hará que lo que en estos instantes apunto, se lea ya con nuestros sentidos envueltos por los olores, los sabores, los sonidos, la luz, y el suave tacto que nos eriza la piel de la ya inminente, Semana Santa.
Se nos habrá hecho presente vertiginosamente, como un suspiro entrecortado por una emoción, como un fulgor... y es que, ya es cuaresma en la ciudad.

Cuaresma de vida cuando estas letras vean la Luz de la fe. Todo se une en el Señor y su bendita Madre, la razón de ser de la Semana Santa: el sacrificio por amor de Dios mismo, que Ciudad Real y sus cofrades glosan en la gracia de su cuaresma y en el Amor a su Semana Mayor.
Cuaresma que ya nos hace soñar...    
Con…el requiebro de un varal
al sentir el susurro de la piedra
de San Pedro y su puerta ojival,
mientras sones añejos solazan su Soledad.

Cuaresma que ya nos hace poetizar...

Con…un sueño de Amor dormido
entre hojas de naranjos y azahar,
que de nuevo y con andar decidido
romperá el silencio del frio rodar.
Cuaresma que nos lleva a sublimar...


A esa Piedad que muere al compas
de un silente y sobrio rachear,
rancias filas de negro tafetán
sabor a cofradía, olor a viga de catedral.
Cuaresma que nos hace anhelar...

Esa luz derretida que se vierte
en los platillos de tu candelería
al pasar por el convento, y tu gente
te aclama como Reina sin pecado “concebía”.
Cuaresma que nos ancla...

En el anhelo de tu Misericordia
Niña de san Pedro, bella consentida,
bajo un cielo de malla que filtra la luz del día
rebosante de pureza, mecida al calor del mediodía.
Cuaresma que...

 es Perdón por la Merced, “malhería”
al Coronar a su Dios entre burlas e ironia,
y…es Esperanza de un barrio que navega
buscando sus ojos como faro que les guia y que les lleva,
Y…es la Pena que arrastra mi Dios
cada Martes por el Carmen
implorando compasión. 




No hay comentarios: