Páginas vistas en total

lunes, 24 de septiembre de 2012

Por ellas acompañados.

La cofradía se presiente en la estrechez que desemboca en el centro mismo de la "apasionada" ciudad por el murmullo quedo de voces apagadas. Es un sonido que no trasluce el inmenso caudal de emociones que se niegan a ser palabras, pues a veces estas rompen el sentido de las cosas. El murmullo no es sino el deseo inconfeso de una presentida vivencia, de una oración que pugna por buscar al Señor de la vida en el hondo silencio, que quiere ahora ser compartido, silencio de ser y, sobre todo, de querer ser.
Se acerca ya el cortejo. En las sombras de la solea, buscando una y otra vez los imposibles huecos de las hileras de espectadores, los cofrades caminan con la cofradía. Los hemos visto todo un año en la hermandad, siempre acompañados de sus hijas, sus novias, sus madres...que no pocas veces ayudan a soportar el cansancio con un inefable sentimiento de cercanía...
Las hemos visto tantas veces...son para el hermano de fila, para el nazareno la imagen humana de una hermandad oculta entre velas, entre antifaces, muda, uniforme, donde adivinas, pero no ves el rostro del hermano, no escuchas su voz... Es como una inquietud insensata, que no se expresa, pero se vive en la fatiga, el dolor físico, el recuerdo triste, las ausencias... Las mujeres te saben hermano mas que cofrade, mas que nazareno, te escuchan...aunque no te hablen...
Te recuerdan a tu madre, siempre a tu lado en las primeras procesiones, y ahora...ahora descubres que nunca se deja de ser un poco niño...y agradeces saber que alguien sigue contigo mientras haces penitencia.
Se saben insertas en un rito donde no son protagonistas, y, sin embargo remedan las actitudes de los hermanos de fila...
Dobló la esquina, sin pausa y parecía ya alejarse cuando el capataz, sin razón aparente tocó el martillo y el paso se arrió. Fue un instante fugaz, un gesto que pocos apreciaron, pero que lleno de luz un recuerdo, una vida en en la visión de esas otras mujeres del Paso, llorando como ellas y ahora con ellas...
Pero no solo hay dolor o recuerdos. El murmullo se atenúa hasta desaparecer. A lo lejos todavía pueden adivinarse los faroles del paso. Es ya avanzada la noche. Algunas de las mujeres de la hermandad siguen hasta la entrada, otras caminan, en pequeños grupos, de recogida a sus casas... Ha terminado la estación. No hay palabras, solo un silencio cansado en los rostros...quebrado por algún leve comentario intrascendente... y una promesa: "el año que viene que nos veamos de nuevo al  entrar". Hubo otro silencio, distinto, un poco triste, como una madrugada después que el Señor de San Pedro en su casa había entrado.



1 comentario:

PEPE LASALA dijo...

Me has puesto un nudo en la garganta amigo. Me parece preciosa esa descripción. La he leído y he cerrado los ojos... se puede tocar. Gracias por tu arte y sentimiento amigo. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/