Páginas vistas en total

miércoles, 7 de marzo de 2012

Nuestro cielo, en la tierra

Así también, como una señal estelar, imaginando desde lejos aquel palio querido, Dolorosa Nuestra en el duro caminar por esta vida, se ilumina otra vez el recuerdo -¡tan cofrade!, ¡tan nuestro!- de aquella mujer, la esposa -quizás recién casada-, iniciando el rito intimo, pero no por ello menos solemne, de preparar la túnica y asistirnos como a un niño ilusionado que se ama cuando nos vestimos de nazareno. Cuanto cariño en esas manos de mujer -esposa, madre, hija- que nos ayudan a convertir en gozo la estación de penitencia. Porque no es verdad, queridos amigos y cofrades de Ciudad Real, que salir de nazareno sea para nosotros un sacrificio penitencial. La penitencia sería no salir. Vestir la túnica de nazareno es un gozo, una alegría del corazón, un momento maravillado que esperamos cada año y que deseamos desde lo más hondo de nuestra alma. Por mucho que nos parezca largo el recorrido, por mucho que pueda cansar físicamente, por mucha seriedad que pongamos en ello, no nos engañemos, vestirnos de nazareno, recorrer el camino que sabemos de memoria y hacer estación de penitencia con nuestra cofradía es la delicia del cofrade, la culminación de sus afanes devocionales, el momento más esperado de todo un año, el gran día del alborozo de la ciudad,alfa y omega de un modo de ser y de vivir en gloria pura de una Ciudad Real convertida en epifanía de primavera. Cielo en la tierra.

5 comentarios:

Miguel dijo...

Ese texto está casi a la altura de la fotografía, y digo casi porque nuestra Madre está en los Cielos...aunque resida en el Perchel.

Perchelero dijo...

Como usted dice Señor Miguel, Ella reside en el cielo soñado...Pero que cerquita la tenemos aquí, en el barrio de sus amores....
Gracias y saludos, maestro.

PEPE LASALA dijo...

¡¡¡Buff!!! Impresionante texto y sublime foto del atardecer con la Señora, una entrada que me ha metido de lleno en la Semana Santa. Me ha encantado amigo. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Manuel Gutiérrez Aragón dijo...

Ser nazareno es el culmen del cofrade porque el cofrade puede pasar por muchos estadios pero siempre el ultimo es el ser nazareno

David dijo...

Muy buen relato, estoy yendo camino a reunirme con mi familia a bordo de mi Palio Weekend y con mis hijos contemplamos tu relato y nos gusta mucho, un saludo