Páginas vistas en total

lunes, 4 de octubre de 2010

Capataces capaces


Después de asistir este fin de semana, a uno de los primeros actos cofrades en el cual se podía escuchar a los capataces que ahora mismo están en más en liza –unos más que otros y no por razones de aptitud-  uno llega a una conclusión, nuestros pasos y con ellos nuestras cuadrillas de costaleros gozan de una salud envidiable. A pesar de que haya pasos que en domingos interminables anden con los zancos a 1cm del suelo;  con la veracidad de que no solo un paso haya tenido que ceder el corazón caliente a las frías y sentenciantes   ruedas y con el extrañísimo andar de parihuelas que se mueven allá por la estratosfera, sin contar algún que otro que por razones extrañísimas tiene cuadrillas de 24h de duración. Todos debemos hacer examen de conciencia y admitir que salvo contadas excepciones nuestras cuadrillas adolecen de problemas de aptitud, actitud y mando. Con los dedos de una mano se pueden contar los capataces que tienen claro cómo y de qué manera se deben de hacer las cosas, y, así las hacen, y las juntas de gobierno tienen en ellos la solución para que los pasos que tan dignamente se pasean a ruedas, pierdan la dignidad y se levanten a la voz de un capataz y se muevan sin la gracia y el calor que le dan las ruedas…

No hay comentarios: