Páginas vistas en total

sábado, 7 de agosto de 2010

La vispera de la vispera...

Se acerca el día, la Reina bajará de su cielo para enseñarnos su hermosura. La torre de su Catedral se inquieta ante el incesante ir y venir de manchegos devotos que ve salir de su interior. No te angusties, ya se acerca el momento, le aliento, pero no acaba su intranquilidad. Puede presagiar la inminencia de su risita, evocar su cara morena perfumada de nardos, pero no se resigna. La quiere ver ya. Anhela tenerla como nosotros, frente por frente y hacer cristiana y sentida reverencia a sus plantas como un ciudadrrealeño más. Las campanas sonarán a ritmo de manchegos versos: "manojos de alfileres son tus pestañas Madre". Agitada manda a sus vecinas, las palomas, que aleteen por los alrededores para que esa brisa emanada de sus alas llegue y se pose fresca en sus manos. Pero...que quimérico, hermosa torre, tienes que seguir esperando, que tu reloj marque las horas que quedan para que llegue el día...Yo entrare por ti a verla y te contaré sus bellezas. El Niño no pierde detalle, ahora desde mas cerca ve pasar a la gente, hacen la señal de la Santa Cruz y le rezan, dos Ave María le rezaré yo este año, una por mi y mi familia y otra por los que ya no pueden venir a verla en su trono de Reina. Cuando salgo me interroga: ¿Como la has visto? Pobre torre mía, la ciudad se ha hecho Virgen en el Prado y yo la he tenido tan cerca como mis labios....

No hay comentarios: