Páginas vistas en total

lunes, 31 de mayo de 2010

Y en el último día de mayo...

PRADO. Porque eso eres para nosotros Madre, Prado en el que recostarnos y descansar, Prado en el que sentarnos y hablarte, si hablarte Madre porque quien diga que Tú no escuchas a tus hijos, es que no es cristiano. Cuantos secretos, suplicas, lloros y rezos se lanzan hasta tu Divina estampa, y, Tú Madre todos los guardas bajo tu manto. Se acaba el mes de María y empieza el mes del Hijo, y Tú serás Madre siempre nuestro cobijo.
Foto: costaleros del Arte.

No hay comentarios: