Páginas vistas en total

viernes, 24 de julio de 2009

Con todos mis respetos...


Desde que el pasado dia 9 de Abril los zancos del paso de Nuestra Señora de los Dolores de Santiago tocaron el inmerecido suelo de esa sucia nave, llamada guardapasos, la decisión estaba muy clara, aún con la profunda tristeza de saber que no volveria a guiar sus pasos, pero con la firme convicción de que no podia seguir dandoles carnaza a un reducido y cada día más odiado grupo de semanasanteros de nacional 4 y anonimato cobarde en "el intennet" como alguno de ellos dice, y cuyo único merito en esta nuestra Semana Mayor ha sido seguir el rastro de aquellos que usaban esa nacional 4 para subir con el corazón lleno de ideas nuevas y frescas que dieran un poco de oxigeno a nuestra por entonces maltrecha Semana Santa... aprovecharse del tirón que tienen ahora costaleros, capataces y demas fauna, para, por el simple hecho de comerse un bocadillo sentado en un bordillo del Patio de San Eloy, creen traerse dentro de si todo el embrujo de los pasos de Sevilla en la calle y como no todo el saber de sus expertos capataces. Cualquiera de estos semanasanteros de nacional 4, una vez que han bajado a Sevilla, se han paseado por sus hermosas calles (como diria Lopez Francia), y se han apoyado en cualquier esquina a ver pasar una cofradia, vuelve a Ciudad Real con el doctorado en "Cofradias, Hermandades, Costaleros, Capataces y otros secuaces" totalmente terminado y con matricula de honor, asi que no es de extrañar verlos en la calle Jacinto (por decir una) criticando el paso de una cofradia con saña, porque el Domingo de Ramos o el Lunes Santo vieron a tal o cual cofradia en Sevilla.... Otra historia es la de los capataces galacticos en esa no voy a entrar porque esta mal hablar de un gremio del cual he formado parte y no por hacer lo que algunos hacen, renegar de mis principios como hombre y como persona por el hecho de no perder el martillo y eso si poder seguir usando el traje negro para que todo el mundo los vea bien vestidos por lo menos una vez al año.

No hay comentarios: