Páginas vistas en total

sábado, 29 de junio de 2013

"Pedes in terra ad sidera visus"

"Somos como una ola grande que ha de llegar junta a la misma playa", cuerpo místico de la afectividad. El amor como un camino que nunca se hace solo. En ese camino hay miles de cosas concretas que hemos compartido, que hemos recibido, que hemos puesto en manos de otros que continuaran, a su vez, compartiendo con los que constituyen su propia gente, su propio pueblo, su propia generación. Es la sangre del amor que nos impulsa y nos hermana. La hermandad, la confraternidad, es unirse en los mismos recuerdos y separarse una tarde en la hondura final del espíritu, para volver a encontrarse definitivamente en la "Casa de Todos", cuando llegue el día en que seamos examinados sobre el amor. Eternidad de eternidades en esa Pena de Cristo nuestra, la imagen de nuestro corazón, culminación de nuestro afecto, de nuestra herencia, de nuestra historia y de nuestro cielo.
La ciudad en gloria pura, saeta disparada a un universo mágico que suelta sus amarras con la tierra para doblar la esquina de lo imposible y convertirse en Madre del Carmen, que en una mañana luminosa de Julio iluminará nuestro vacío, y resucitar con El, Penas de Dios Vivo, en el fuego nuevo de la Vigilia de Pascua.

martes, 25 de junio de 2013

Sentimiento unanime

Mejor no se puede expresar señor Miguel y con su permiso me permito reproducir su excepcional entrada de hoy en el blog hermano y amigo El Incensario y que junto a La Plazuela del Carmen y el mio propio componen ese "Sanedrín", que al unisono sienten profundamente la perdida de un ser tan querido e importante en la vida de todo ser humano como es un padre.

"copiado y pegado literalmente del blog "El Incensario". Autor de la entrada: Miguel Barba.

REQUIEM





La vida, en ocasiones, clava sus dientes afilados en lo más profundo de nuestro ser, y nos muestra, cruel y desgarradora, su cara más sombría…

La sabiduría popular quiere siempre poner letras en el vacío absoluto de la ausencia, y nos dice que “la vida es así”… sin embargo, en ocasiones las letras no cubren ese abismo de negrura de quien ha sentido ese zarpazo del luto tan cerca.

Era demasiado pronto, sin lugar a dudas. Y se hace demasiado duro ver a una persona a la que aprecias tanto, una persona íntegra, enhiesta como lo son los ciudadrealengos de verdad, abrazado al abatimiento de la tristeza.

No obstante, esa negrura de emociones que todos los que apreciamos a la familia Turrillo sentíamos ayer, dejaba un resquicio de aliento al ver allí a toda la familia… Se marcha un padre, un amigo, un compañero, pero su existencia se hace presente en la obra por él creada. La obra más perfecta de todas las que puede hacer una persona en esta tierra porque se realiza a base de un material imperecedero…la obra del amor, que queda siempre intacto en el orgullo de unos padres hacia sus hijos, en la ternura de unos nietos hacia sus abuelos, en la responsabilidad de un primogénito que asume ahora el papel de cabeza de familia… 

Es la medida que usarán para juzgarnos a todos en el último día, y de sobra sabemos que el fruto de esta vida, tan tempranamente cercenada, es abundante, porque cuando uno se marcha al Padre con la alforja repleta de cariño, la herencia que se deja es productiva y la dicha de la vida plena es abundante. 

Poco se puede decir, y poco se puede hacer en estos momentos. Mejor dicho, poco se puede decir, más bien callar y acompañar en el dolor a toda la familia. Y mucho, sí que se puede hacer. Al menos los que creemos en la Vida Eterna, sabemos que nuestra oración no es estéril, y el Señor de la Penas y la Virgen del Carmen ya está llenando de delicias la nueva vida de nuestro hermano.

Descanse en Paz…

sábado, 22 de junio de 2013

El encanto del lugar... El hechizo del momento.

El arrabal de Santiago no llora. Pero si suena. Cerrando los ojos, podemos evocarlo en su cotidianidad o en su fiesta, conocer sus rincones por la voz de sus campanas, recrear los espacios claustrales de sus plazas por el canto de sus pájaros y... como no, por el olor y la devoción en sus días santos...

jueves, 20 de junio de 2013

miércoles, 19 de junio de 2013

martes, 18 de junio de 2013

Nuestro particular Vía-Crucis... las imágenes de nuestra Fe... II

IV Estación... Jesús encuentra a Maria, su Santísima Madre.

V Estación... Simón ayuda a llevar la Cruz a Jesús.

VI Estación... Una piadosa mujer enjuga el rostro de Jesús.



martes, 4 de junio de 2013

La fugacidad del gozo

Nunca he podido verla en la calle, solamente en una ya lejana pero inolvidable salida extraordinaria con motivo del 450 aniversario de la fundación de su hermandad, donde su luz me dejo cegado para siempre. Pero la siento como si cada día pasase por su arco y me recreara en ese suelo bendito que Ella pisa cada madruga, como si al final de cada jornada de agradecido trabajo, me detuviera en su glorioso atrio y le diera gracias por un día mas...por un día menos para que llegue ese momento de poder verla en deslumbrante e inigualable estación de penitencia. Hoy, la vuelvo a ver en su paso, con la grandeza de la sencillez, con el regusto del buen gusto, con la delicadeza del exorno justo, con su maravillosa hermosura rematando una faena que a buen seguro firmaría el mismísimo Joselito "El Gallo". Ella, siempre Ella, que todo lo hace candor, todo lo hace fulgor y todo lo hace amor. Hoy, de nuevo volveré a pasar por una plaza cautiva, atravesare un soportal y entrare en una iglesia, y besare las manos de otra Reina, a la que Salud le pusieron por nombre, y serán tus manos Macarena, y, en ese momento en el que parece que se aleja lo que uno mas quiere, aunque en realidad lo llevas mas dentro, uno cae en la cuenta de la brevedad de la vida, de la fugacidad de los momentos del gozo. Sin que nos demos cuenta, en un abrir y cerrar de ojos, todo habrá pasado. Que poco quedara del momento, acaso solo lo que permanezca escrito en el corazón de Ella.