Páginas vistas en total

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Detalles, tesoros cofrades...




Son esos momentos de investidura amorosa que la hermandad pone en nuestro espíritu, la verdadera significación de la alegría que se apodera de nosotros, porque pesa mucho más el gozo que el dolor en nuestra Semana Santa, y la humanidad del Hijo de Dios, que cada Semana Santa muere y resucita ante nosotros, hace que nos olvidemos de la divinidad del Hijo de Hombre. Así, este gozo nuestro redentor nace y se siembra en nosotros a través de cosas que parecen inútiles, pequeños detalles sensibles, huellas luminosas de un Dios que cae bajo el peso de una cruz, un tacto especial en sus manos,  un olfato especial, presentimientos, la belleza del gesto de una Madre siempre a su lado, la perfección de una flor- como cambia una flor sobre un paso- la lágrima de cera de un cirio que estuvo puesto allí en un lugar que solo uno conoce, una sombra de cruz besando el suelo sobre la cal de una pared por calle Lirio, el sabor dulce del incienso que queda después,  son los primores minúsculos de una sensibilidad exquisita, las imágenes por las cuales nos identificamos, la película de un paraíso perdido-infancia, inocencia, amistad, bondad, amor, creencias, esperanza de salvación- que un día fue tierra prometida y a la cual nos gustaría llegar. Así, por ejemplo, vestir la túnica de nazareno de la hermandad se convierte en esa investidura donde proyectamos toda la gracia, la tradición, la memoria y la herencia de lo que de verdad somos y que nos permite desear y soñar lo que en verdad deberíamos ser.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Respeto y tradición



Respeto a la tradición, a la belleza y a la fe, razones poéticas que constituyen la estética de una ciudad, mi ciudad, que sin perder jamas el ánimo festivo continua celebrando ritualmente con toda seriedad los misterios de una Pasión empapada de valores humanos. Porque quizás nada haya más serio, más cabal, más hondo en el espíritu de Ciudad Real que su Semana Santa que es Palabra capaz de hacerse Silencio para escuchar el latido de la flor y el susurro de la luz. Y ese otro silencio, inconfundible, el de un racheo costalero camino de una posada conventual, que se muere por ver la Penas de un Dios que cada Martes nos recuerda porque una cofradía te pellizca el corazón.





martes, 22 de noviembre de 2011

Pasos de palio...





...altares itinerantes de una armonía casi mágica, equilibrio de la luz y de la sombra, calles de cera y flor que deja ver, en toda su maravillosa variedad, los blancos, los verdes, los azules y los rojos terciopelos bordados con el oro anónimo de unas manos que dibujan el milagro.




sábado, 19 de noviembre de 2011

Amanecer de Misericordia

Estaba Dios con Ella y era Ella la Misericordia de Dios aquella mañana, un sábado quizás, el primer sábado que en esta ciudad se llamó de Misericordia. Metáfora de luz en el origen fue el día del prodigio. Llegó el Ángel y dijo: "Dios te salve, María", Hija del Hombre y Madre de los hombres por la gracia del Hijo. Tuyo es el signo de la Misericordia del mundo, "fruto bendito de tu vientre", Jesús, el Cristo. Misericordia para siempre de los pobres. Estaba Dios con Ella y era Ella la hermosa nave de la mañana varada sobre el mar de San Pedro.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

El Amor de Dios

Hay aquí, en tu "paso" de Cristo Descendido, una palabra que me quema: "el Amor nos urge".
Y hay aquí, en este pequeño ámbito sacramental y fraterno de la capilla donde te han puesto tus hermanos, tus cofrades, un silencio que habla. Mejor: un silencio que invade. Silencio puro, hacia dentro. Silencio interior que me parece este día como un brillo oscuro que pusiera cerco a nuestras vidas.
Se perfila en el alma una congoja universal, una invisible espada nueva que hiere en lo más hondo. Y brota en mi vivencia castellana de aprendiz de cristiano, una herida que el viento hace rosa donde cae tu divina mano.
No se como decirte hoy que necesitaría estar solo frente a Ti, solos Tú y yo, hasta que mi mente descanse en Ti y el corazón y el alma se me llenen de aire puro.
Señor, simplemente más Amor, un amor de niño que admira la belleza del universo y adora, sin medida, a su madre y se entrega a ella, aun sin querer...El Amor traspasando nuestra insensata historia, carne y sangre vencida, una patena irresistible donde brota el espíritu.
"A solas con mi Dios dormido...
en el tranquilo reino,
en el fondo del alma.
Silencio puro. Mi Señor reposa..."

martes, 8 de noviembre de 2011

Momentos, imagenes de Noviembre

Así el corazón invisible de esta ciudad tiene un momento para cada cosa, para cada tiempo y para cada forma de existencia del espíritu. Por eso revolotea en el aire de este mes de Noviembre, en el aire de cada iglesia, un tono oscuro de catafalco, una llama de oración que fulge como un radiante lamento, plegarias del alma, incendio de suplicas y reminiscencias que reclaman la presencia de Dios entre nosotros.

domingo, 6 de noviembre de 2011

El barrio de Getsemaní

Y como el drama se hizo arte, las cofradías de Ciudad Real crearon la representación emocional más singular y perfecta de la religiosidad popular católica. Drama y alborozo en una sola pieza.
La ciudad y sus contornos podrían ser otra Judea para la Pasión. La sensibilidad cofrade esta bien preparada para ello. La luz, el aire, el perfume de la flor, el deslumbramiento de los muros encalados y los jardines en Primavera, calles, plazas, rincones, paisaje. El barrio emergiendo al otro lado de la ciudad, extramuros, como un monte de olivos capaz de competir con Getsemaní. Todo, riqueza y pobreza, alegría y sufrimiento, hacen de la ciudad escritura favorable, discurso vivo y ámbito propicio para poner en movimiento la palabra evangélica. La ilusión de un "pueblo apostólico".
Ciudad Real, pues, el quinto evangelista, el testigo de excepción para contar, en imágenes extraordinarias, el esplendor de la tragedia del Hijo del Hombre.