Páginas vistas en total

viernes, 28 de noviembre de 2014

Su continua presencia


Y es que, los que creemos, en Adviento aguardamos esperanzados… en Navidad proclamamos la llegada del mejor de los nacidos… en Cuaresma, llamados a la conversión, nos postramos ante su altar… y en Semana Santa… en Semana Santa nos emocionamos con solo percibir la fragancia que nos llega desde cualquier templo de la ciudad… nos estremecemos ante el rumor de penitencias, que en forma de cadenas se arrastran y cumplen promesas… nos conmovemos ante una vuelta perfecta, palio repleto de soledades a los sones de marchas rancias, conjunción perfecta… nos apenamos porque Jesús siempre muere, cada Viernes Santo, camino de su Catedral esperando una piedad que nunca le entregamos … nos apasionamos con el rachear de un compás que nos lleva a la gloria, bendita forma de rezar… nos embriagamos del olor a santidad que inunda la escena, un manojo de paños de pureza, frescas flores de azahar, rezando, portezuelas abiertas de par en par a una plaza repleta de la gracia de una Madre, perchelera, no digo más… palpitamos como un solo corazón, penando por no ser cireneo que lleve su pesada cruz, camino del convento que lo recibe en soñada clausura que se resiste a abandonar… en definitiva, sentimos, tocamos, respiramos, aspiramos hasta lo más hondo de nuestro ser las creencias que durante todo un año flotan en nuestro aire, en nuestro ambiente… nos alimentamos con la raíces que desde tiempos inmemoriales nos demuestran que Dios existe y que cada año por primavera se pasea por nuestras calles acompañado de su Madre.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Adviento 2014

La hermandad de las Penas edita con ocasión del tiempo de "la venida" su primera hoja informativa titulada "El muñidor". Su edición sera bimensual y se podrá leer y descargar a través de la red. Esta hoja no pretende sino ser un medio más para que todos los hermanos y cofrades estén informados de primera mano y en tiempo de todo aquello que la hermandad organice y participe. En la columna de la derecha y pinchando en la foto del Señor de las Penas podéis acceder a su contenido. Esperamos sea del agrado de todos.

lunes, 24 de noviembre de 2014

El dolor del luto...

En aquel lugar… por Santiago, en su templo, donde Jesús Sacramentado habita custodiado por la que ahora nos recibe con delantal negro de luto, siete dagas de dolor eterno  traspasan los ribetes de su cara  nacarada… entre tanto, sus hijos - simples servidores de este drama de sombras-, sin más, nos entrelazamos las manos ante Ella… y, guardamos un orante silencio que nos reconforta el alma.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Ampáranos...

Amparados por la quietud del momento, envueltos por el sigilo del lugar… nos abandonamos a la atmósfera del instante, al hálito del suspiro, a la fragancia que todavía atesora la vida que puede presentirse si te miras en el brillo de sus ojos, en las marcas de las sogas en sus latidos, en las ya vislumbradas heridas donde los plegarias anhelan el momento de ser escuchadas.
Atesorar la paz de ese soplo en el tiempo… para cruzar de puntillas por el quicio del cielo y descubrir el refugio soñado en los pliegues de su túnica rasa. Silencio, quietud, es lo que la mayoría de nosotros convendría  que hiciéramos las más de las veces sin permitir que la recriminación pida la vez a la saña y al odio.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Fervores, Penas que traspasan la vida

Si te llegas hasta su refugio intimado y traspasas los resquicios de su callada y austera estancia para percibir esa eterna Pena que traspasa los hilvanes de su curtido y resignado gesto… abandona las angustias, los agobios, las urgencias por zanjar precipitadamente las vicisitudes, ilógica forma de vivir que nos transmite esa inusual vida que pasa frente a las puertas de su oratorio… despoja al tiempo de esas manecillas nerviosas que aceleran las vivencias, que alteran la quietud del momento, y… siente cómo en tu espíritu se acuna la gracia de percibir la señal de algo que pasará a formar parte de la película de tus fervores.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

La realidad de tu presencia

Íntimamente, en el alma de los momentos más sublimes brota sin duda un sentimiento, una emoción, el palpito cautivo en el ámbito propio de cada una de sus sombras, de cada uno de sus gestos únicos escondidos en el mismo instante, en la nostalgia y en la hora que habitamos ese sueño establecido en aquel día, en aquella tarde en que un instante determinado fue vivido con toda la intensidad posible.
Así, el alma invisible de la memoria tiene su espacio para cada cosa, para cada tiempo y para cada forma de existencia del espíritu de su perceptible presencia. Y es por eso que fluye en la estancia con su inmaculada estampa un aire como de recién estrenada primavera, un suave pero claro redoble de tambores del paraíso, una llama de metales que fulge con su hermoso lamento, clarines del alma, incendio de sonidos que reclaman la presencia de María entre nosotros.
Y no son de violines los crepúsculos, ni son voces celestes de salterio las que envuelven de música su ahora silenciosa antesala, tan solo un resonar de notas eternas, como un batir de angelicales alas, agua que mana del valle de sus mejillas, arrasadas de lágrimas que desembocan en amargura. Esa marcha de oros y de platas en blanquísima andadura, surtidor sonoro capaz de brotar a chorros de tu fuente de salud repleta. Música en el silencio del momento acompañando la fragancia solemne de la Virgen más bella, canon barroco para mecer entre varales.

lunes, 3 de noviembre de 2014