Páginas vistas en total

jueves, 26 de abril de 2012

Tú serás siempre su luz...

...una sombra de cruz besando el balcón sobre la cal de una pared por calle Norte, frente por frente a la bendita casa de Madre Angelita, donde la Cruz es la razón de su existir, el sabor dulce del incienso que queda después,  son los primores minúsculos de una sensibilidad exquisita, las imágenes por las cuales nos identificamos, la película de un paraíso perdido-infancia, inocencia, amistad, bondad, amor, creencias, esperanza de salvación- que un día fue tierra prometida y a la cual nos gustaría llegar. Así, por ejemplo, vestir la túnica de nazareno de esta hermandad se convierte en esa investidura donde proyectamos toda la gracia, la tradición, la memoria y la herencia de lo que de verdad somos y que nos permite desear y soñar lo que en verdad deberíamos ser.


Que estas pobres y torpes palabras sirvan de apoyo y animo a  D. Rafael Ruiz y a su familia, que sin duda están pasando uno de los peores momentos de su cofrade y cristiana vida.

miércoles, 25 de abril de 2012

Entre el espíritu y la materia...

Y cuando por fin, entre luces y sombras, llega la hora de la Pasión y las pasiones de Ciudad Real, dentro de cada uno de nosotros, irrepetible y única, en cualquier día de esa semana mágica, en cualquier lugar de la ciudad, en ese momento en que el cielo se va volviendo leve y morado, algo nos sacude y nos pellizca el alma velando lo turbio que encontramos en el fondo de la vida. Es El. En un esquina, en una puerta, en el fondo de una calle. Es la Imagen que ahora asume nuestros recuerdos. El rostro de un Cristo, la figura del Hombre. Imagen que se identifica con una ciudad entera, aquella donde todo lo que perdimos resucita. Señor, que al espíritu no le falte la materia que Tu pusiste en la creación. Que a Ciudad Real no le falte el Espíritu para construir los caminos fraternos de una sociedad mejor.
Espíritu y materia que hacen posible la grandeza de nuestras vidas, el pan y el vino de una vida más justa para todos.

jueves, 19 de abril de 2012

Siempre Virgen Inmaculada...

...gloria de un barrio que Madre siempre te llama, Virgen Dolorosa que nunca a sus hijos abandona, óyenos en nuestras plegarias, concédenos la dicha de tenerte siempre cerca...

viernes, 13 de abril de 2012

Vivencias únicas...

Ocurrió una noche de Martes Santo en los adentros del rancio Convento Carmelita. Un cierto nerviosismo -el ajetreo característico que precede a la salida de toda cofradía- hacía presa en los diputados y celadores responsables de la organización y buen orden de los nazarenos, cuando los tramos, incompletos aún, tienen que ser revisados, las insignias debidamente distribuidas, los cirios encendidos y las últimas instrucciones y preces difundidas por los altavoces con el mencionado deseo, un año más, de una venturosa estación de penitencia.
Los cofrades próximos a la puerta del templo cubren ya sus rostros con la sarga negra de los antifaces. La Cruz de Guía esta dispuesta. Se presiente el frescor de la calle en aquella atmósfera densa de cera ardida y férvido incienso recién quemado. Un centenar de hombres y mujeres, investidos de un mismo arrebato, sumisos, respetuosos, con intima y callada exaltación, respiran al unisono aquel ambiente prodigioso, tan extraño para los extraños, tan fuera de sí para los de fuera, tan pintoresco para los que solo buscan el atractivo de las sensaciones insólitas en un anacrónico color local.
Parece que de un momento a otro puede producirse un increíble salto en el tiempo. Con otros personajes, con otras imágenes, entre otras paredes quizás, pero con idéntico clima emocional, con la misma singularidad viva y vistosa, también en la noche de Primavera de Ciudad Real -todos los tópicos que se quieran- luces y sombras, jardines y estrellas colmando la Semana Mayor de la ciudad, el pueblo llano volcándose en iglesias y capillas, recorriendo el laberinto penitencial, sangre y fuego de los disciplinantes, hermanos de suplicas, de cruces, primitivos nazarenos de esta ciudad.
Así, padres, hijos, nietos, herencia de siglos y testigo de una a otra generación, cada gota de cera es una huella de la historia nuestra, tradición multiplicada, sufragio universal de los muertos, de los vivos y de los que aún no nacieron, voz y voto del ayer, del hoy y del mañana.
Que esto fue, en definitiva, lo que aquel nazareno de las Penas sintió a oscuras, bajo su antifaz, experimentando fervores tan hondos que no pudo por menos que decir -calladamente bajo su túnica de silencio-  "precisamente por eso, por hondura; que aquí estoy cumpliendo con un viejo ritual, un impulso verdadero de belleza e inteligencia encarnada en un Cristo que es símbolo de Humanidad doliente buscando su camino". Y agarrándose al cirio encendido ya, con su corazón pellizcado, ya el paso a punto de levantar, el murmullo de la plaza que se dejaba de escuchar, se volvió hacia Él y añadió: "Este momento es ya toda la eternidad".
Luego cargando con su cirio, en un gesto poderoso y silente, salió del sacro convento camino de una misteriosa pasión de la ciudad. Era, manto rojo y resplandores, la noche mágica. Y no hay judío ni gentil, ni místico ni pagano cuando estalla ese cielo de la ciudad hecho cofradía un Martes Santo, que nos devuelve a lo que es una estación de penitencia con sentido y de verdad.

miércoles, 11 de abril de 2012

7 apasionantes días...7 apasionadas imágenes...II

Materia alada e hiriente en la dorada luz del Domingo de Ramos, estallante de Cautivos y verdes olivares, ante el imponente paso del Prendimiento, donde un Jesús traicionado se entrega en una imaginada Jerusalén. Porque de esa materia fuimos hechos y de materia hicimos nuestras obras. Materia viva son nuestras imágenes.

martes, 10 de abril de 2012

Administradores de la gracia...

...de Domingo Domingo, una sucesión de fulgores entre destellos de saetas que tuvieron su cielo por los sótanos de los pasos, y aunque se diga que para el costalero, el cofrade es todo el año Semana Santa, el oficio de costalero, que no la afición, es aleteo de siete días que viene y va entre callejas del barrio de los Ángeles, Cautivando el Domingo de Ramos a los compases de "Cautivo en su Prendimiento", para morir bajo la dorada arboleda de azahar de la plaza del Santísimo Cristo del Amor, al hilo mismo de la madrugada del día siguiente, con el fuego nuevo de la Vigilia de una nueva Pascua de Resurrección...

7 apasionantes días...7 apasionadas imágenes...I

Semana Santa de los hombres y mujeres de Ciudad Real, sintiéndola, emocionándose, y donde siempre se espera el milagro del pan y del vino de una vida más justa, más fraterna, más pacifica para todos. Y así aquella imagen del Cristo o la Virgen de nuestros amores asume materialmente, como una señal, como un signo absolutamente vivencial e intimo, toda nuestra historia personal y secreta, todo el argumento de nuestra comunión con la vida...

lunes, 9 de abril de 2012

7 apasionantes días...7 apasionadas imágenes...

Impresionante los servidores del paso del Prendimiento, acólitos turiferarios y ceriferarios perfectamente guiados y ordenados hacen de su contemplación la primera de las 7 imágenes apasionadas de esta serie.


viernes, 6 de abril de 2012

Una vez más

y...un día más, una tarde más, una noche más la candeleria de un palio no ha sido apagada por la mano experta y certera del pabilero...una vez más y ya van demasiadas, la lluvia no ha dejado prender esa llama que despierta al corazón, la llama viva de un palio encendido en ascuas de cera y flor, la llama viva de un palio encendido de puro arte barroco que ilumina las imágenes más queridas de los cofrades.

miércoles, 4 de abril de 2012

Un martes huérfano...

En medio de la noche única de Ciudad Real, paso a paso, lentamente, el Nazareno de las Penas es pregón de penitencia, misteriosa sombra de perdón, saeta de dolor esperanzado. Él habla desde la oscuridad. Él habla sin palabras. Él habla desde el silencio de los siglos con un lenguaje siempre nuevo, un lenguaje que actúa, se hace carne, vida, presencia, realiza lo que dice porque lo que dice solo puede expresarse desde el Ser del Amor.
Un amor que el mundo necesita con urgencia y en el que solo podrá creer cuando todos nosotros, cristianos, nazarenos de las Penas, nazarenos de esta ciudad herida por la envidia y el rencor, abracemos su Cruz de Penas y amor y hagamos realidad su mensaje.
Paso a paso, en medio de la noche, vigilantes, insomnes, firmes en la fe como ese inconfundible silencio del Nazareno de las Penas, que anoche dejó huérfano al martes más santo del año...

lunes, 2 de abril de 2012

Lluvia...

Atardeció con mal tiempo por allá arriba, cielo que ignora la salida puntual de cada cofradía, la hermosura ciudadrealeña del Domingo de Ramos, túnica blancas y azules recién planchadas para que el hijo estrene sus recuerdos de nazareno de Ciudad Real, paloma penitente que llenará de espíritu su vida repleta para siempre de domingos.
Atardeció con agua y toda la tarde estuvo ya cubierta de aguaceros, un castigo de colgaduras rojas, moradas y silla chorreando en la plaza, la arena de jardines y plazas enfangada, charcos en cada esquina y paciencia en iglesias y capillas donde el altar de insignias no hace nada se ha descolocado. Sollozos celestiales van dejando los adioses amargos de la tarde, todas salieron, tan solo una llego, el domingo fue como una sombra, un alma en pena que vuelve a casa con un lirio morado o un clavel blanco entre las manos, lirio y clavel que nunca guardaran entre sus hojas el olor a cera y el perfume dulzón del incienso, hoy apagado.
Que así, desvanecido por la melancolía, los ojos bajos, el capirote inservible, entre impotente y resignado, aquel nazareno blanco y azul del Domingo de Ramos, vuelve sobre sus pasos por el camino de un sueño, pensando, quizás, que todavía -fraterno consuelo- quedan seis días de Semana Santa.