Páginas vistas en total

jueves, 30 de junio de 2011

Siempre está ahí...

...pendiente de nosotros, de los tuyos, porque Él nunca nos abandona, siempre es nuestra LUZ, vuestra LUZ, tu LUZ...imaginera de su bendita LUZ.

lunes, 27 de junio de 2011

El poder y el aparentar como único medio de vida...(para algunos...)

Uno comprende ciertas cosas, y se le eriza el vello con otras. Lo del vello no es de oír el paso "racheao" de los costaleros, precisamente. Se puede estar -con pegas- de acuerdo con algún resultado electoral reciente en el que no se entiende muy bien o nada la opción votada por lo hermanos. Lo que no se puede tragar -ni con una Cruzcampo- es el juego mediocre y sin clase de saltarse las urnas para acceder al poder. Y más bajo aún, es aprovecharse de una posición de privilegio que abraza sin sonrojez alguna al mal y sectario poder establecido, jactándose de ser, ser, y vuelvo a ser para de un dedazo derribar a quien esta al frente de una cofradía felizmente recuperada de sus graves heridas. Las primarias también irrumpen en las cofradías, pero en esta ocasión sin consenso alguno de los hermanos y ni tan siquiera de la ejecutiva.
 Tambores de guerra suenan por el órgano supremo y cada uno se esta buscando su medalla dorada, su vara de poder por donde puede, porque pasar de conde a barón, es una cosa, pero de conde a plebeyo es algo que todos estos no conciben, son muchos años de mirar por encima del hombro al resto.

domingo, 26 de junio de 2011

Hoy sentiremos tu presencia viva...

...presencia viva de un Dios, que se hace Pan de vida en la Sagrada Eucaristia, presencia viva de un Dios que bajo la advocación de Penas reparte cada Martes de su Pasión, la más ejemplarizante catequesis que de una hermandad, que de una imagen pueda salir.

sábado, 25 de junio de 2011

Porque el morado no es solo un color...

...Porque también  los cofrades tenemos algo que decir en determinadas fechas y días, porque no solo representamos a un Dios encarnado y policromado, porque también creemos en la presencia viva de ese Dios que mañana bendecira esta ciudad ricamente custodiado por platas, oros y sedas, porque el cofrade sabe y nunca ha intentado hacer lo contrario, quien es el realmente venerado y a quien hay que rendirle culto ese día y todos los días, porque el cofrade tiene el derecho a que se sepa que él tiene en el Sagrario a su principal y único motivo de rezo y oración, a su cuerpo hecho pan visible para el pueblo, por eso la ciudad hoy se ha levantado con un encendido color morado, el color de los cofrades.

martes, 21 de junio de 2011

El valor de las imagenes

Para mantener viva la llama durante todo el año es imprescindible el fervor y la devoción a las imágenes. Las cofradías no son simples mantenedoras de esplendidos vestigios del pasado, ni comités organizadores de fiestas magistrales; nuestra Semana Santa es el esfuerzo y resultado de una dedicación durante todo un año. Cada vez más, escuchamos la Palabra de Dios en nuestros cultos, en ellos celebramos los Misterios del Señor y sus sacramentos, nos abrimos a la caridad fraterna y como expresión de todo ello salimos a la calle a mostrarlo en la imágen o en el Misterio que veneramos. Esas imágenes no son meros ornamentos; forman parte de la cotidianidad de los cofrades, como los amigos que tras el trato y el roce pasan a formar parte de nuestros más fieles afectos y nuestras más firmes lealtades. En esta tierra volcamos creatividad, y sobre todo cariño, en esas devociones cálidas, salpicadas de detalles, que transmiten algo muy real, que insuflan vida. Y no solo nos ocurre esto en épocas caldeadas por el ceremonioso barroco. A lo largo de todo el año, en las anónimas visitas a las capillas, se va desgranando buena parte de la familiaridad con los titulares; es más, yo creo que en esa oración de las iglesias solitarias es donde más auténtica se hace la Semana Santa. Porque las imágenes son lo más preciado de las hermandades. Ya se que suena a algo sabido, pero hay que decir aquí que hay que entenderlas como lo hace el simple devoto, como lo que no pueden dejar de ser nunca, el camino más corto hacia Dios, hacia el hermano, hacia la vida y hacia el Amor. Ese es el fundamento y el sentido. Y todo lo demás es puro exorno.

miércoles, 15 de junio de 2011

Prohibido proclamar a Jesús...

¿Nos deben prohibir taxativamente el anuncio público de nuestras creencias y devociones?.¿ Es licito prohibir el dar la mas mínima publicidad de un acto piadoso, sin levantar revuelos, por callejuelas, como si nos escondiéramos de un poder establecido que prohibe a los cristianos el cumplimiento digno de traslados y otros cultos publicos dedicados con todo el fervor a nuestras sagradas imagenes? ¿Porque tantas diferencias entre pastores de una misma iglesia?,

domingo, 5 de junio de 2011

Hoy reluce más la primavera...

...Y ha cambiado el olor, y la luz, han revoloteado más pajarillos por la plazuela, luminosa como nunca, a la que da nombre tu Hijo. Hoy la Niña de San Pedro vuelve a sonreir llorando, hoy hemos vuelto a contemplar el milagro de ver a la Madre iluminando de pureza y belleza sin par, el altar de su iglesia, el altar  en el que nadie como Ella nos recibe para orar.

viernes, 3 de junio de 2011

Fabula de una Coronación...

Como cada tarde de ese Jueves que huele al Jesús más puro, se adentraba morena, tersa su piel, como los pétalos de una rosa, una Niña que siempre fue de Santiago en las callejas de su barrio, por las Terreras hasta Toledo esquina con Feria, camino del Camarín donde más brilla el sol en nuestra ciudad, siguiendo parecido camino pero a la inversa que tuvo que seguir el Rey sabio para entrar a la ciudad. ¿Donde podía nacer una flor sino en un Prado? Ya era tarde, tan tarde que el resplandor de la luz del sol ya no cegaba con su brillo contra las encaladas paredes de las casas de su plaza. La hermosa morena llevaba en sus manos guardadas las más hermosas oraciones, caminaba de forma entretenida, posando timidamente sus oscuros ojos enmelados en cada balcón de geranios, en cada gorrión, en cada piedra, en cada rinconcito. Como siempre, llegó temprano al vetusto templo de columnas de piedra antigua y techo de remozada madera, y disfrutó de la inmejorable vista que le otorgaba su altar de sedas y platas, de flores y cera. Contaba distraida las estrellas que en forma de palomitas blancas se asomaban a las puertas del cielo de ese convento de pureza desmedida, cuando llegaron a sus oídos los comentarios de tres voces femeninas que Ella bien conocía. Cada mañana mientras Ella oraba junto al Sagrario muchas mozas del barrio, a las que conocía desde pequeñas, se acercaban a esconder sus penas y peticiones en sus apretadas manos.
Dulce Nombre siempre acudía a ese Jueves que relumbra mas que el sol con la mesa puesta para su Hijo, y contaba que más de una vez había tenido la pesadilla que ese mantel de la Cena de su Hijo tomaba forma de sudario, adquiriendo un protagonismo que no acertaba a comprender. Estrella era más reservada, siempre gustaba de estar sola por los rincones del barrio, buscando y propiciando nuevos lugares para la oración. Llegó también Salud, su camino era más largo, pero entretenido, porque entre los Ángeles y el Camarín iba saludando a sus cofrades, mientras Ella echaba migajas de pan a las  palomas, siempre de color blanco, que por alguna razón, que no alcanzaba a comprender, siempre la acompañaban al salir de casa. Pero una luminosa mañana fue, cuando Carmen rompiendo el silencio del Carmelo, llevo la voz de alarma por todo el barrio perchelero. Preguntan por la morena de piel nacarada de Santiago, y, contaba Carmen, que los vecinos de su feligresía, habían presentado al Obispado petición para otorgar a la de Santiago corona de Reina como la más querida del barrio y en Palacio habían aceptado su propuesta. Así, un festivo día de mayo, con saya nueva, con tocado resplandeciente de novia, con flores, las más frescas de los jardines del cielo que pregonaban  su pureza, acompañada de todo su barrio, emocionados y contentos como nunca antes, escoltada por dos largas filas de palomas blancas en actitud siempre orante, y al son de sus hijos costaleros, recorrió las calles de su barrio adornadas de banderolas, guirnaldas y engalanados balcones hasta la Basilica y hoy perchelera Catedral.
Y cuando regresó a Santiago, después de tanto festejo, coronada de oro y elogiada por toda Ciudad Real entera, fue saludando una a una a sus amigas, Salud, Estrella, Carmen, Dulce Nombre y fue Dulce Nombre, coqueta como ninguna la que recogió las flores más hermosas que pudo encontrar en el convento de clausura y se adornó la cabeza para darle la bienvenida al barrio a su amiga morena la de la nacarada y tersa piel. Cuando se vieron, radiantes de felicidad ambas rompieron a llorar de alegría. Ese día tan especial fue la mocita de Santiago Madre de todo su barrio, un barrio que la acompañó durante todo su recorrido y que asistió ensimismado a un dulce momento que quedará grabado en nuestra cofrade memoria...

Llegando a la Catedral
la tarde de un mayo soñado
se desprendió un alfiler
de tu soberbio tocado.
Quien fuera, bella mujer
fugaz angelito alado
para voverlo a poner.

miércoles, 1 de junio de 2011

Vuestra materia prima...

... empieza a despertar un día más, imagineros de la...
                                  .......LUZ

Dolor y Caridad...


El sentido mas profundo  de la maternidad divina tiene en Ciudad Real un eco misterioso. Es como si la sabiduría del pueblo hubiera sido capaz de comprender, sin más razones que sus sentimientos, toda la dimensión trascendente de María como Madre de Dios y de los hombres.
Vamos a acercarnos silenciosamente una noche cualquiera a la plaza que debiera ser de Santa Ángela de la Cruz; hasta esa casa donde habitan las vírgenes de la pobreza de Ciudad Real; donde Dios es nuestro hermano; el enfermo es Cristo vivo; su única riqueza es la alegría de sus tocas blancas; su única moneda es el silencio; solo se derrocha la generosidad. Allí esta el campanario del Amor de Dios en nuestra Jerusalén de occidente del que parten cada día en un vuelo emparejado sus palomas como un toque de Caridad sonando una por una en todas las puertas de la Ciudad.
Y yo he visto sus manos de Madre limpiando el sudor de los enfermos; y en los suburbios una Madre aparecía cada mañana aliviando su dolor y su miseria; y un Madre enseñaba a los niños sin escuela a leer el nombre de Jesús y una Madre acompañaba en la noche la angustia de aquella pobre anciana que, sin nadie en el mundo, sólo esperaba la liberación definitiva de la muerte; y una Madre amortajó entre rezos el cuerpo frío y desnudo de un pobre hermano abandonado.
Que así escriben cada día el testimonio de su maternidad las hijas de aquella a la que los percheleros, aunque un Papa la haya elevado a los altares, prefieren seguir llamándola sencillamente Madre. Porque nadie como este barrio conoce el verdadero evangelio de la maternidad reiterado día tras día cuando a las puertas de esa casa llaman la angustia, la amargura, la esperanza y la soledad de mi Ciudad y todos encuentran consuelo en el amor de las Hermanas de la Cruz.